martes, 31 de diciembre de 2013

La Bestia de Omaha Beach, Heinrich Severloh

Heinrich Severloh (23 junio 1923, Metzingen, Alemania – 14 enero 2006, Lachendorf,Alemania ) fue un soldado alemán de la Wehmacht. 


Inició el servicio militar en 1942, y el 9 de agosto fue ubicado en Francia con el 321º regimiento de artillería, donde fue entrenado como mensajero montado. A finales de ese mismo año, fue enviado al frente oriental, donde fue asignado a tareas en retaguardía conduciendo un trineo tirado por caballos.

En Marzo de 1943, tras haber expresado opiniones críticas, fue disciplinado con ejercicios de castigo, dejando su salud muy deteriorada. Estuvo en un hospital hasta junio de 1943. Asistio a clases de entranamiento en Brunswick hasta diciembre de 1943, cuando fue destinado de nuevo a Francia, esta vez en la 352ª Division de Infantería, situada en la zona de normandía. Durante su estancia en Francia, estuvo viviendo con una familia francesa en su casa.

La mañana del 6 de junio de 1944, durante la invasión de Francia del contingente aliado en la Operación OVERLORD, Heinrich se encontraba en el Widerstandnest 62 (WN62, nido de resistencia ), correspondiente a la playa de desembarco OMAHA, entre los sectores Easy Red y Fox Green.

Nido de ResistenciaWN62

El nido de resistencia WN62 era un emplazamiento abierto, rodeado por alambre de púas y una fosa antitanque así como túneles fortificados. Situado a unos 25 m sobre la playa y a una distancia de 600 a 150 m de la orilla, según la marea. Era prácticamente invulnerable a las armas ligeras, y contaba con una línea de tiro perfecta sobre la playa. Unicamente temía ser rebasado por los flancos o recibir un tiro directo de un cañon de la armada Aliada. Esa mañana contaba con 30 hombres comandados por el teniente Bernhard Frerking, y disponián de dos ametralladoras MG-42 con 12000 proyectiles para cada una, y dos morteros.



A las 6 de la mañana, llegaron las primeras naves aliadas de desembarco a la playa, la 1ª División de Infanteria, y Severloh fue operador de una de las MG-42, permaneciendo en su puesto hasta las 3 de la tarde de ese mismo dia. En el transcurso del dia, uno a uno los defensores del WN62 fuerón abatidos y evacuados, otros simplemente abandonaron su puesto abrumados por la superioridad aliada. En varias ocasiones Severloh tuvo que refugiarse en el bunker debido a ataques con granadas, incluso en una ocasión salio despedio del emplazamiento debido a la fuerza de una explosión. La segunda ametralladora quedó dañada, por lo que solo quedo la MG-42 de Severloh. Solo contaba con un cañon de remplazo, por lo que mientras esperaba que se enfriaran disparaba con un Mauser K-98k. La última hora solo quedarón tres hombres en WN62, el teniente Frerking, Severloh y un soldado que ayudaba a cargar la ametralladora y sustituir los cañones para enfriar. Cerca de las 3 de la tarde. El teniente se percato que las tropas aliadas les habían rebasado los flancos, y que prácticamente estaban rodeados. Los tanques aliados ya maniobraban por la playa, así que ordenó la retirada de WN62.


En la huida Frerking fue abatido y muerto. El soldado desconocido cayó muerto algo más tarde, tierra adentro y Severloh fue capturado la madrugada del 7 de junio en el pueblo de Coleville-Sur-Mer.

La MG-42 de Severloh disponía de 12000 proyectiles, y no se sabe si recibió más munición, pero probablemente que la que quedaba de la ametralladora dañada fuera utilizada también por el, pero en todo caso, disparo un mínimo de 12000 balas, ya que cuando se dio la orden de retirada no quedaba munición para la ametralladora. Tambien disparo aproxidamente 400 balas con dos rifles Mauser K-98.



El WN62 fue el último punto de resistencia en la playa de OMAHA. De los 30 hombres que componían la guarnición alemana sólo dos sobrevivieron, los cabos Heinrich Severloh de 20 años y Franz Gockel de 18 años

Los cálculos sobre las bajas causadas por Severloh durante estas nueve horas varían bastante, pero aun los más conservadores le atribuyen más de 1.000 de las 2500 bajas aliadas totales.


Severloh fue enviado a Boston (EUA) como prisionero de guerra, y en mayo de 1946 le trasladaron a Inglaterra donde trabajo en la reconstrucción de carreteras. Fue repatriado a Alemania en 1947. Siempre mantuvo sus acciones ( con las que siempre tenía pesadillas ) en el DIA D en secreto, por miedo a represalias por parte del enemigo, hasta que en 1977, ya con una avanzada edad, un reportero de investigación le preguntó directamente si el era la persona que los soldados de la 1ª División de Infanteria Norteamericana denominaban “Bestia de Omaha”. Colaboro con el reportero en escribir un libro sobre el WN62. 

Este es el relato que el mismo narro:

"Recuerdo el primero en morir, el hombre salió del mar y estaba buscando un sitio donde esconderse. Le apunté al pecho pero el disparo fue alto y el dio en la frente. Vi su caso de acero rodando hacia la orilla y entonces se desplomó. Sabía que estaba muerto...aún sigo soñando con ese muchacho y me pongo enfermo cuando pienso en él ¿qué podía hacer? ellos o yo, eso era lo único que pensaba."

"Éramos 30 hombres, cada uno con un único pensamiento e la cabeza: ¿saldríamos vivos de allí? Yo no quería estar en esta guerra, no quería estar en Francia y no quería estar disparando con una ametralladora a chavales de mi edad (20 años). Pero ahí estábamos, sirviendo en una guerra que ya estaba perdida y obedeciendo las órdenes de nuestro teniente de abrir fuego tan pronto como el agua les llegara por las rodillas"

"Empecé a disparar a las cinco de la mañana y estaba aún disparando nueve horas más tarde. No sentía pánico, ni odio, uno hacía lo que tenía que hacer y sabía que ellos, tan cierto como que el infierno existe, te harían lo mismo a ti si tuvieran la oportunidad. Al principio los cuerpos estaban a 500 metros, luego a 400, más tarde a 150. Había sangre por todos lados, gritos, muertos y moribundos. El oleaje mecía más cuerpos en la orilla".

"Habían pequeñas pausas, cuando ningún vehículo anfibio llegaba, durante las que podía enfriar mi ametralladora. Era consciente de que algunos de mis camaradas se habían largado, pero tenía miedo de la terrible perspectiva de enfrentarme a la mirada de mi oficial, así que me mantuve en el puesto. Al final de la tarde me di cuenta de que era la única persona que aún disparaba. Podía ver a los tanques maniobrando en la playa y sabía que no podría contenerlos yo solo. Era el momento de retirarse".

"Oí la orden del teniente Bernhard Ferking- un buen hombre (una vez castigó a un soldado durante 10 día a regar la hierba que camuflaba los nidos de ametralladoras por no haber ayudado a una anciana francesa con sus bolsas de la compra) y con 32 años ya un veterano, de que debíamos retirarnos. Corrí de cráter en cráter tras nuestros complejos de búnkeres. Lo esperé pero nunca llegó. Visité su tumba en Normandía 10 años después. Recibió un disparo en la cabeza de uno de los americanos cuando intentaba alcanzarme. Fui hecho prisionero esa noche. No creo que hubiera sobrevivido si me hubieran capturado en mi puesto. Sabían lo que le había hecho a sus compañeros. No creo que esas tropas de vanguardia me hubieran mostrado ninguna piedad".

MG-42 en acción en Omaha Beach ( Salvar al Soldado Ryan ) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario